Se inician las obras de recuperación ambiental del paraje natural de “El Salido”

Se inician las obras de recuperación ambiental del paraje natural de “El Salido”

El proyecto de adecuación y recuperación ambiental de “El Salido” es ya una realidad. Se trata de un importante proyecto para l’Olleria que además de la regeneración de la zona prevé también la construcción de un Centro de educación ambiental, y que está previsto que esté en funcionamiento a principios de 2019.

El Alcalde de l’Olleria, Julià Engo, quién visitó ayer el paraje acompañado por el Diputado de Medio ambiente, Josep Bort, ha destacado la importancia de esta actuación para l’Olleria dado que “nos permitirá a los ollerianos y ollerianas poder volver a disfrutar del paraje natural del Salido, muy deteriorado desgraciadamente en los últimos años, además de ofrecer un espacio donde aprender directamente, a partir de la experiencia, como afecta la erosión o la intervención del hombre en la naturaleza, así como la importancia del cambio climático en la misma”.

El proyecto tiene un coste de 116.000€, de los que la Diputación de Valencia costea el 70%, y el 30% restante, el Ayuntamiento. El Diputado de Medio ambiente, Josep Bort, por su parte explicó que “en este proyecto prima la regeneración ambiental, dado que el paraje tiene un potencial medioambiental muy importante y que además servirá de estudio para ver como se puede trabajar con especies nuevas, recuperar de antiguas, etc.

Entre las actuaciones que prevé el proyecto se encuentra el acondicionamiento y restauración de los accesos, la recuperación de los muros de piedra y otras construcciones etnográficas existentes. Además de tratamientos silvícolas, la limpieza de espacios y la plantación de árboles y arbustos autóctonos mediterráneos para recuperar la cubierta vegetal. “Replantaremos las bancaladas con plantas aromáticas y agroforestales, y a la pinada se repoblará una zona y se aclarará otra que tiene exceso de masa forestal. Además, se harán caminos de acceso, se colocarán vallas de madera, papeleras, y acabaremos de adecuar el edificio para convertirlo en Centro de Educación Ambiental”, ha explicado Ruth Martínez, Regidora de Medio ambiente.

La zona ubicada a los pies de la Sierra Grossa, y de propiedad municipal, sufrió un incendio al 2005 el que favoreció la desaparición de especies climáticas y su sustitución por otras de pirófilas, además de agravar el hundimiento de los antiguos campos de piedra característicos de la zona y que ahora se quieren recuperar.